Arandano

Podemos encontrar arándanos desde junio hasta diciembre. Una vez recolectado, se conserva durante 4 ó 5 semanas teniendo en cuenta sus necesidades de humedad y temperatura.
A la hora de elegirla, ha de fijarse en su color, este ha de ser brillante e intenso y deben encontrarse firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes.

Descripción

El arándano es una baya que crece del pequeño arbusto de la familia de las Ericáceas que alcanza de 25 a 50 centímetros de altura.

Los frutos han de recogerse cuando están bien maduros y las hojas se recogen en verano, estas deben secarse al sol y conservarlas en un recipiente o bolsa libre de polvo y protegidas del sol y la humedad. Si los frutos no van a consumirse frescos han de secarse al sol y conservarlos en un recipiente cerrado y seco.

<strong>Variedades más destacables:</strong>

<strong>Arándanos negros o americanos</strong>: Son frutos de color negro azulado y de tamaño superior respecto al arándano común y son los más ricos en vitamina C. Proliferan en los arbustos que crecen sobre suelos ácidos, en terrenos altos. Actualmente, su número ha disminuido y por eso es posible comprar bayas cultivadas que doblan el tamaño de las silvestres, pero con un sabor muy atenuado.

<strong>Arándanos rojos o agrios</strong>: Necesitan cocinarse para realzar su sabor. Son frutos más agrios que los de color azul. Contienen más sustancias acidificantes de la orina, por lo que resultan recomendables para combatir infecciones urinarias y digestivas.

Aunque en los mercados hay infinidad de variedades de este fruto, se pueden reseñar como las más comercializadas en España las siguientes: Early Blacks, Highbuss, Bluetta, Ivanhoe, Rabiteis, Blue crop, Blueray.

Podemos encontrar arándanos desde junio hasta diciembre. Una vez recolectado, se conserva durante 4 ó 5 semanas teniendo en cuenta sus necesidades de humedad y temperatura.

A la hora de elegirla, ha de fijarse en su color, este ha de ser brillante e intenso y deben encontrarse firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes.

Normalmente el aroma acompaña al aspecto del alimento y suelen ser frutas muy perfumadas.

No se deben adquirir los frutos que no estén maduros pensando que ya madurarán en casa, ya que esto no sucederá. Tampoco es conveniente adquirirlos demasiado maduros ya que pierden su jugo.

<p style=»text-align: justify;»>Los arándanos se revelan como un postre original pero, además, dan mucho juego para experimentar en la cocina, tienen un gusto ligeramente ácido, que agradará más o menos, aunque los arándanos de vivero, más expuestos a la insolación, pueden saber más dulces.</p>
<p style=»text-align: justify;»>Los frutos maduros se consumen crudos y frescos. Como fruto fresco maduro, puede consumirse acompañado de nata, helado o repostería. También se utiliza para hacer zumos, mermeladas, jaleas, compotas, jarabes y es un magnífico relleno para tartas y pasteles.</p>
<p style=»text-align: justify;»>También es posible encontrarlos deshidratados o desecados pero pierden en gran parte su sabor durante el secado. Con los frutos maduros se elaboran deliciosos zumos, a los que se puede añadir naranja o limón si se quiere.</p>
<p style=»text-align: justify;»>Con estas bayas se elaboran mermeladas, confituras, jaleas y jarabes, y de forma aún más elaborada, helados, cremas, tartas, salsas y licores. Los licores se preparan con arándanos azules y también con la especie afín, el arándano rojo.</p>
<p style=»text-align: justify;»>En la industria conservera tiene un papel muy importante como materia prima de mermeladas, de bebidas alcohólicas y sobre todo como colorante.</p>

Abrir chat
Powered by