Grosella

En el mercado, podemos encontrar la Grosella, durante los meses de agosto y septiembre y puede conservarse en buenas condiciones de 3 a 10 días.
A la hora de seleccionarlas conviene fijarse en su color, que ha de ser brillante e intenso y han de ser firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes

Descripción

La grosella tiene su origen en zonas de Asia y Europa y puede encontrarse en orillas de caminos y torrenteras, en estado silvestre. Esta fruta, crece en terrenos húmedos.
La Grosella madura durante los meses de verano y otoño.
Actualmente, se cultivan especies con fines comerciales, por lo que es fácil encontrarlas en mercados especializados. Las variedades más comunes son las grosellas negras, las rojas y también, aunque en menor cantidad, las blancas.

Entre las variedades de grosella, mas destacadas, citamos

  • Grosella roja: Dos variedades muy populares son la Laxto’s número 1 y la Red Lake. Podemos encontrarlas en estado silvestre en torrenteras húmedas y cerca de riachuelos. Sus bayas en forma de racimos, cuelgan del árbol como diminutas uvas translúcidas. Su sabor varía del ácido al agrio y pueden llegar a ser bastante insípidas.
  • Grosella negra: Presenta un sabor amargo y muy ácido, no se suelen consumir crudas. Las variedades más famosas son las Laxton’s giant y la Baldwin de cosecha tardía.
  • Grosella blanca: Se cultiva muy poco, son de color blanquecino o rosáceo. Sus variedades más importantes son: Versailleise Blanche, Blanche Juterborg y Blanca de Holanda.

En el mercado, podemos encontrar la Grosella, durante los meses de agosto y septiembre y puede conservarse en buenas condiciones de 3 a 10 días.

A la hora de seleccionarlas conviene fijarse en su color, que ha de ser brillante e intenso y han de ser firmes al tacto y secas, ya que las blandas y húmedas se estropean antes. Su aroma acompaña al aspecto del alimento y suelen ser frutas muy perfumadas.

No se deben adquirir los frutos que no estén maduros pensando que ya madurarán en casa, ya que esto no sucederá. Tampoco es conveniente adquirirlos demasiado maduros ya que pierden su jugo.

Las grosellas, tiene una propiedades refrescantes y llenas de vitaminas, se consumen frescas en ensaladas, pero también son adecuadas en la preparación de varios tipos de dulces como tortas, budines, jarabes, jaleas y mermeladas.

Combinan bien con frambuesas, piña, peras y ciruelas. Una de las preparaciones más apreciadas a base de grosellas rojas es la gelatina. Con ellas, rojas o negras, se elaboran jaleas, mermeladas y confituras para acompañar cruasanes y mantequilla.

Abrir chat
Powered by