Datil

En la conservación y para evitar que se desequen en exceso, es conveniente guardarlas desecadas, en frascos de cristal bien cerrados y en un lugar fresco, seco y protegido de la luz, de esta forma, consiguen mantenerse durante meses y en ningún caso deben conservarse en bolsas de plástico, ya que acabarían enmoheciéndose.

Descripción

El dátil no es una fruta desecada, pero comparte similitud nutritiva con las frutas desecadas.

Es el fruto de la palmera datilera, de unos 4-8 centímetros de longitud y color amarillo dorado cuando está maduro. Su carne, blanda y de sabor dulce, contiene un hueso alargado en su interior.

El dátil, se seca al sol en el mismo árbol y después se recolecta.

Los dátiles se clasifican en blandos, semisecos y secos.

Entre los más comercializados destacan:

  • Dátil tunecino«dátil de la luz», de piel lisa y brillante, considerado el mejor de todos.
  • Dátil Medjool, de piel arrugada y textura parecida a la de un caramelo toffee.

Los dátiles secos se comercializan en diferentes presentaciones; concentrados, blandos, duros, negros, rojos y negros y los amarillos dorados, que proceden tanto de Oriente Medio como de California, aunque los de Elche son de una excelente calidad.

En general, al comprar frutas desecadas se ha de prestar atención a que su aspecto y su color sean uniformes y no presenten demasiadas arrugas. Algunas, como la ciruela o las uvas, se pueden adquirir enteras, deshuesadas o sin pepitas, por lo que antes de comprarlas interesa conocer el uso que se les va a dar para realizar la elección correcta.

En la conservación y para evitar que se desequen en exceso, es conveniente guardarlas desecadas, en frascos de cristal bien cerrados y en un lugar fresco, seco y protegido de la luz, de esta forma, consiguen mantenerse durante meses y en ningún caso deben conservarse en bolsas de plástico, ya que acabarían enmoheciéndose.

Se pueden consumir frescos o secos y suponen un importante aporte nutricional, ya que no contienen grasa, ni colesterol. Además, benefician al organismo con importantes nutrientes que ayudan a aumentar la energía, a la vez que calman el hambre.

 Los dátiles son un magnífico bocadillo por sí mismos. Pero asegúrese de comerlos con moderación, ya que las frutas pueden contener altos niveles de fructosa que pueden dañar su salud. Si gusta tratar algo nuevo, intente rellenarlos con una mezcla de almendras y nueces crudas picadas y queso crema crudo para obtener un bocadillo delicioso, nutritivo y totalmente único.

Abrir chat
Powered by