Papaya

Se la puede comprar todo el año, pero su mejor época es el invierno.

La papaya es verde en un principio y cuando empieza a adquirir un tono amarillento se encuentra en el momento óptimo para su consumo. Es frecuente que algunas manchitas marrones le afeen la piel, pero esto no afecta en absoluto a la calidad de su pulpa.

Descripción

La papaya es una fruta tropical con origen en Centroamérica, su forma es ovoide y su piel es de un color amarillo-verdoso. En su interior abundan semillas negras, brillantes y picantes. Posee una pulpa rojiza muy jugosa similar a la del melón y de sabor dulce y suave.

Una ración de papaya aporta menos calorías que una manzana. Además, al ser rica en potasio y tener un bajo contenido en sodio evita la retención de líquidos, resultando una fruta adecuada para adelgazar.

Podemos encontrar diferentes tipos según sus características agronómicas, algunas de ellas son:

  • Lechosa: muy estimada por su agradable sabor y por su efecto depurativo y es un estimulante de la digestión.
  • De montaña:  es del tamaño de un puño, su pulpa es jugosa y de sabor dulce y aromático.
  • De cocina: esta variedad se cosecha demasiado pronto por lo que no se puede consumir fresca y ha de cocinarse para poder consumirla.
  • Papayuela: no resulta demasiado agradable pero cocida en almíbar adquiere un sabor exquisito.
  • Bahía: tiene un peso aproximado de 1 kg y un tamaño muy práctico para su uso doméstico. Cuando está madura, su pulpa, de color salmón, tiene un sabor exquisito, que recuerda a albaricoque y frambuesa; tiene un nivel de acidez alto en comparación con el resto de variedades y eso la hace muy refrescante y afrutada.

Se la puede comprar todo el año, pero su mejor época es el invierno.

La papaya es verde en un principio y cuando empieza a adquirir un tono amarillento se encuentra en el momento óptimo para su consumo. Es frecuente que algunas manchitas marrones le afeen la piel, pero esto no afecta en absoluto a la calidad de su pulpa.

La papaya tiene una piel suave y fina que la hace una fruta frágil y perecedera, por lo que lo conveniente es meterla en el frigorífico en su momento de óptima maduración para poder conservarla durante unos días más.

Si tiene un color verde, es porque aún no ha madurado por lo que conviene dejarla a temperatura ambiente hasta su madurez.

Lo ideal es consumirla fría, es cuando tiene su mejor sabor. Se corta, por la mitad y se retiran las semillas negras de su interior con una cuchara. Después se recomienda enjuagar con agua para eliminar cualquier sabor de las semillas y, finalmente, se puede coger con una cuchara la pulpa y así disfrutar de esta exquisita fruta tropical. Además, para realzar su sabor natural se puede verter sobre la papaya zumo exprimido de limón o lima.

Si aún no ha madurado, se la debe dejar a temperatura ambiente hasta que la piel verde amarillee. Si esto no sucede, es señal de que el fruto ha sido recogido demasiado pronto, y en este caso, se recomienda cocinarla a modo de verdura.

La papaya es muy versátil ya que sirve para la elaboración de platos tanto salados como dulces. Por su agradable sabor combina bien con mariscos, carnes, jamón, verduras y otras frutas por eso hay gran cantidad de platos que usan esta fruta tropical.

Existe una gran cantidad de recetas que utilizan la papaya como ingrediente para diferentes platos.

Abrir chat
Powered by