Physalis

El physalis madura en los meses de agosto a noviembre, siendo la fecha más adecuada para su consumición a finales del verano y en otoño. A la hora de seleccionarlos, se recomiendan aquellos que tengan una textura firme, un color naranja uniforme y exentas de cualquier imperfección.

Esta fruta se suele comercializar envuelta en su capacho, por lo que para comprobar la madurez alcanzada por el fruto es necesario retirar dicha envoltura.

Descripción

El physalis en un fruto poco conocido, se trata de un fruto con forma redonda u ovalada, de piel naranja y en algunas variedades llega a ser de color rojo. Su aspecto es parecido al tomate cherry. Su textura es carnosa y tiene un sabor agridulce muy agradable al paladar.

El Physalis se caracteriza por su envoltura membranosa que permite protegerlo contra las plagas, insectos e inclemencias climatológicas. Por otra parte, le ofrece un aspecto decorativo para su uso en cócteles, tartas e incluso en platos de carnes y pescados.

Se conocen más de cien variedades diferentes pero sólo algunas de ellas pueden ser comestibles.

Entre las más comercializadas y consumidas destacan:

  • Golden Berry: fruto de color dorado y sabor dulce.
  • Alquejenje amarillo enano: El color de la piel es amarillo y sabor ligeramente agridulce.
  • Tomatillo: su fruto es grande de color purpúreo y piel amarillenta. Su uso está recomendado para salsas y conservas porque fresco su sabor resulta insípido.

El physalis madura en los meses de agosto a noviembre, siendo la fecha más adecuada para su consumición a finales del verano y en otoño. A la hora de seleccionarlos, se recomiendan aquellos que tengan una textura firme, un color naranja uniforme y exentas de cualquier imperfección.

Esta fruta se suele comercializar envuelta en su capacho, por lo que para comprobar la madurez alcanzada por el fruto es necesario retirar dicha envoltura. El brillo de la baya que hay dentro del capacho nos indica la buena calidad del fruto.

Para su conservación es conveniente guardarla en la nevera a una temperatura mínima de 4°C.

El physalis puede consumirme fresco, solo acompañando a ensaladas, proporcionando a éstas un toque agridulce. También es frecuente su uso como elemento decorativo para adornar pasteles, tartas y cócteles.

Su sabor es dulce, ligeramente ácido por lo que es muy apreciado para recetas de repostería. Dado su alto contenido en pectina es muy adecuada para preparar confituras, mermeladas y jaleas. Hace buena combinación con el chocolate y suele servirse acompañando fondues de este ingrediente. También es adecuado para ensaladas y salsas que se vayan a servir como acompañamiento de carnes de ave.

Abrir chat
Powered by