Plátano macho

El plátano macho es diferente en color, tamaño, textura y tipo de hidratos respecto del plátano amarillo que conocemos y consumimos habitualmente. Su forma es alargada, algo curvada y puede llegar a pesar unos 200 gramos o más cada unidad. La piel es gruesa y de color verde intenso y es mayor que el plátano común; por dentro, es de color blanco y de textura harinosa. Es menos dulce por su gran cantidad de almidones.

Descripción

El plátano macho es diferente en color, tamaño, textura y tipo de hidratos respecto del plátano amarillo que conocemos y consumimos habitualmente.

Su forma es alargada, algo curvada y puede llegar a pesar unos 200 gramos o más cada unidad. La piel es gruesa y de color verde intenso y es mayor que el plátano común; por dentro, es de color blanco y de textura harinosa. Es menos dulce por su gran cantidad de almidones. Se conoce como plátano macho, plátano verde, plátano para cocer o hartón.

La pulpa tiene una consistencia harinosa y su sabor, a diferencia de otros plátanos, no es dulce ya que apenas contiene hidratos de carbono sencillos o azúcares.

De la misma manera que el resto de plátanos, es suficiente con mantenerlos en lugar fresco, seco y protegido de la luz directa del sol. Se pueden también conservar en el frigorífico e incluso congelar.

A temperatura ambiente los plátanos pueden durar, según el clima, de 2-7 días. Conservado en el frigorífico, una vez maduros, los plátanos pueden conservarse de 2 a 9 días, en el congelador pueden conservarse de 2 a 3 meses,

Puedes congelarlos una vez que están muy maduros hasta 3 meses, siempre que los hayas protegido con una bolsa o recipiente hermético.

Aunque no sea habitual en nuestra gastronomía, se está introduciendo especialmente en dietas evolutivas, que evitan los cereales y exploran otras fuentes de hidratos de carbono como tubérculos, raíces y hortalizas dulces. Se puede encontrar en tiendas latinas, pakistaníes o hindúes.

Puede consumirse crudo aunque no es recomendable ya que la alta concentración de almidón hace que sea muy indigesto, normalmente se cocina al igual que las patatas y hortalizas.

Algunas personas lo añaden a los batidos tal cual, pero si se hierve antes será más digestivo. Para hervirlo se cortan trozos de unos dos dedos y se hace un corte transversal en la piel. Cuando se abre, ya está cocido. Sería la mejor opción para beneficiarse de sus nutrientes y propiedades. También se puede guisar, hacer al horno o freír (menos saludable) en opciones dulces o saladas

Abrir chat
Powered by