Caqui

El caqui es una fruta muy dulce y de fácil consumo. Una vez maduro, se abre con facilidad y la pulpa se puede comer con cuchara o cuchillo, lo que los hace especialmente atractivos. Se consume sobre todo fresco y bien maduro. También se emplea para la elaboración de postres, bebidas, batidos, helados y confituras.

Descripción

El caqui es originario de China y Japón. Se trata de una fruta en forma de baya, comestible, de piel lisa, brillante y color amarillo, anaranjado o rojo intenso. La pulpa del fruto inmaduro es dura con sabor áspero y muy astringente aunque al madurar adquiere una textura fina y un sabor muy dulce.

Su temporada de recolección y mejor época de consumo es de octubre a diciembre, aunque algunas variedades se recolectan también en septiembre y enero.

En España se cultiva en la Comunidad Valenciana y Andalucía y contamos en el país con una denominación de calidad: la DOP Kaki Ribera del Xúquer.

El caqui es una fruta que contiene un 80% de agua, después el macronutriente con mayor presencia son los carbohidratos, sigue la proteína vegetal y por último tiene cantidades mínimas de grasa.

El caqui, es rico en vitamina A, contiene otras vitaminas como B9, C, B3, E y B6. Contiene también minerales como: potasio, calcio, fósforo, magnesio, yodo, sodio, selenio y hierro. Además aporta fibra soluble con la pectina y los mucílagos. También posee taninos que tienen efecto astringente, pero a medida que madura el fruto se van perdiendo.

Las variedades de caqui se dividen en función de su astringencia:

  • Astringentes: necesitan una adecuada maduración para su consumo. Es el caso del tomatero, gordo y rojo brillante.
  • No astringentes: son los de mayor consumo. Pertenecen a esta variedad las tipo manzana: sharon y fuyu.

Las variedades Rojo Brillante y Tomatero se pueden comprar desde finales del mes de octubre hasta febrero. Los Sharon, desde noviembre hasta marzo.

El caqui astringente debe estar bien maduro para su consumo y conviene descartar los ejemplares con imperfecciones en la piel.

Lo mejor es adquirir los frutos aún duros, que se pueden conservar refrigerados durante un período aproximado de tres semanas.

Si aún está verde, se lo debe dejar a temperatura ambiente hasta que se complete su maduración. Si queremos acelerar su maduración, podemos introducirlo en una bolsa de papel, junto con otras frutas tales como plátanos o manzanas. El caqui se puede congelar, entero o su pulpa, en cuyo caso se recomienda añadir zumo de limón para evitar que se altere su color.

El caqui es una fruta muy dulce y de fácil consumo. Una vez maduro, se abre con facilidad y la pulpa se puede comer con cuchara o cuchillo, lo que los hace especialmente atractivos. Se consume sobre todo fresco y bien maduro. También se emplea para la elaboración de postres, bebidas, batidos, helados y confituras.

Abrir chat
Powered by