Melón

El melón, puede disfrutarse en cualquier momento del día y puedes comerlo solo, en ensalada, macedonia, cócteles, mermeladas, repostería, sorbetes y helados, etc. Como aperitivo, entre horas o como postre. Es perfecto para aliviar la sed de forma natural, nutritiva y saludable

Descripción

Aunque no se sabe con exactitud su origen, la mayoría de las teorías apuntan a que proviene de África. El melón es el fruto de la melonera. Su forma es normalmente redonda u ovalada, con la cáscara lisa o reticulada. La pulpa puede ser blanca, amarilla, anaranjada, asalmonada o verdosa.

El mejor momento para saborear esta fruta es en verano, entre los meses de junio y septiembre, a veces también en mayo y octubre, pero en invierno disponemos de la variedad tendral o melón de invierno.

España ocupa la quinta posición mundial en cuanto a producción de melón, siendo: Castilla la Mancha, Andalucía, Murcia y Extremadura, las comunidades de mayor producción.

El melón se caracteriza por su elevada cantidad de agua – aproximadamente un 92%-. El melón es la fruta con mayor contenido en vitamina A y niacina. También contiene ácido fólico, vitamina C o ácido ascórbico y discretas cantidades de vitamina E. Rico en elementos minerales como sodio y potasio; en menor proporción magnesio y discretas cantidades de calcio.

Variedades

Los melones más comunes se clasifican en dos familias:

  • Melones de verano: suelen ser muy aromáticos y perecederos, además de tener la corteza rugosa. A este grupo pertenecen los cantalupos, por ejemplo.
  • Melones de invierno: son menos aromáticos y menos perecederos, de cortezas lisas o arrugadas.

Gracias a su estacionalidad, es fácil asegurarse de que la variedad que estamos comprando es la que se corresponde con el momento del año.

Existen muchas variedades de melones, con diferentes cortezas, colores, texturas, aromas y sabores:

  • Melón amarillo: de forma alargada, corteza dura, pulpa de color verde claro Melón de piel de sapo y sabor dulce.
  • Melón cantalupo: Esférico, ligeramente aplastado, de piel lisa y pequeño, tiene una pulpa naranja, llega a pesar poco más de un kilogramo y es de sabor dulce y aromático.
  • Melón galia: También esférico, de pulpa blanca, poco consistente, no muy dulce y tamaño medio.

Melones verdes españoles: es un grupo complejo entre los que se encuentran:

  • Piel de sapo: es un melón de verano con corteza fina, verde y con manchas oscuras. Su pulpa es blanco-amarillenta, poco aromático pero muy sabroso y dulce.
  • El tendral: originario del sudeste peninsular con piel rugosa, gruesa y uniforme, lo que facilita su conservación y comercialización. Su pulpa es muy sabrosa, blanca, firme, dulce y poco aromática.
  • Rochet: melones de piel lisa con algunas arrugas en los extremos, de color verde, un tanto alargado, muy dulce y con más sabor que aroma.
  • El de Villaconejos: caracterizado por tener una piel con estrías en toda su superficie, de color casi pardo, con mucha pulpa, de color blanca, de sabor intenso y muy dulce, jugoso y refrescante.

El melón, puede disfrutarse en cualquier momento del día y puedes comerlo solo, en ensalada, macedonia, cócteles, mermeladas, repostería, sorbetes y helados, etc. Como aperitivo, entre horas o como postre.

El melón es perfecto para aliviar la sed de forma natural, nutritiva y saludable. Se puede emplear como ingrediente en ensaladas, también como postre, tanto solo como acompañado de otras frutas frescas resulta exquisito. Puede usarse también en la elaboración de sorbetes.

Abrir chat
Powered by