Uva Blanca

Al comprarlas, si agita el racimo suavemente, los granos deben permanecer en su sitio, y si cae alguno, indicara que la uva está demasiado madura. Los racimos deben ser macizos y los frutos firmes, con piel lisa y de color y tamaño uniformes; las variedades negras o rojas no deben presentar ninguna señal verde.

Descripción

Hoy en día, la vid se cultiva en las regiones cálidas de todo el mundo, siendo los mayores productores en Europa: Italia, Francia, España, Portugal, Turquía y Grecia, y los mejores viñedos se encuentran en California, Chile y Argentina.

La Uva es una fruta imprescindible por sus cualidades antioxidantes. Pero no solo nos  aporta esto, sino que nos brinda  infinidad  de  beneficios a lo que debemos sumar su buen sabor, que las convierte en el postre ideal para esta época del año.

La uva blanca se caracteriza por tener un baya grande elíptica y alargada albergada en un racimo grande, cónico y suelto. Su piel es de un grosor medio en tonos amarillos verdosos claros y su pulpa es crujiente y de sabor neutro, se diferencia de la uva negra por ser más rica en azúcar por lo que tiene un mayor aporte de calorías

La uva blanca es una deliciosa fruta que posee propiedades que la dotan de un excelente valor nutricional. Las calorías de la uva blanca son uno de los factores que determina que esta fruta tan sabrosa no sea tenida muy en cuenta a la hora de realizar una dieta para bajar de peso

Existen muchas variedades de uvas, que difieren en color, forma y aroma, pero no tanto en los nutrientes y las propiedades medicinales que poseen. La variedad más destacada de uva blanca es la Victoria.

La recolección de la uva se lleva a cabo entre mediados de septiembre y finales de noviembre por lo que las uvas frescas de temporada se pueden degustar durante los meses de otoño y principios de invierno.

Al comprarlas, si agita el racimo suavemente, los granos deben permanecer en su sitio, y si cae alguno, indicara que la uva está demasiado madura. Los racimos deben ser macizos y los frutos firmes, con piel lisa y de color y tamaño uniformes; las variedades negras o rojas no deben presentar ninguna señal verde.

En casa, la uva puede conservarse durante bastante tiempo en perfecto estado si está en su punto justo de madurez y se cuelga con el rabo hacia abajo para que los granos se separen unos de otros y no se toquen. En el frigorífico, se conservan en buenas condiciones hasta quince días. Para que tengan todo su sabor y aroma, conviene sacarlas de la nevera una hora antes de ser consumidas.

En la cocina resultan muy útiles como ingredientes de numerosos productos de repostería y pastelería por su extraordinario sabor dulce, así como acompañamiento o relleno de platos salados.

La uva puede tomarse tanto como fruta fresca y también en forma de macedonias, batidos o como ingrediente de distintos postres. Las uvas combinan muy bien con queso, y las uvas Moscatel congenian especialmente bien con el foie gras.

Muy conocido y apreciado es el mosto o zumo de uva, que se obtiene la triturar y licuar los granos enteros con piel y sin pepitas. A diferencia del vino, mantiene las propiedades naturales de la fruta de la que procede y carece de alcohol.

Las uvas pasas son otra alternativa de consumirlas y se obtienen al desecarse los frutos de ciertas variedades, estas constituyen un agradable aperitivo y se suelen vender mezcladas con distintos frutos secos.

Abrir chat
Powered by